La lentitud en la escritura

postura incorrecta

Muchas veces me han preguntan por qué insisto tanto en lo importante que es para los niños que escriban bien y con rapidez.

He observado este proceso en muchas ocasiones y de muchas maneras (eso no quiere decir que me haya enterado de todo lo que debiera) y posiblemente este aspecto de la escritura sea uno de los que más me interesan.

Cuando un niño escribe muy despacio, su escritura normalmente presenta incorrecciones: inversiones, uniones arbitrarias, letras escritas a trozos, falta de control del tamaño y del espacio, letras escritas empezando por abajo, dificultades para leer lo escrito… y como consecuencia, su escritura es lenta. También es imprescindible mencionar la influencia negativa que tienen sobre la escritura, entre otras cosas, la prensión incorrecta del lápiz, la posición inadecuada del cuerpo, la posición del papel o libreta, la falta de relajación

Al escribir el niño tiene que asociar lo que escucha o lee y reproducirlo de forma escrita. Cuando el niño tiene que escribir lo que escucha, en este período de asociación los niños pierden mucho tiempo pensando cómo y qué tienen que escribir (en realidad lo que hacen es perder el tiempo descifrando) porque el aprendizaje de las reglas de los fonemas y grafemas no están suficientemente afianzadas. Al empezar a escribir ya se le ha ido la idea y no es capaz de reproducir frases o grupos de palabras de forma comprensiva. Si se le dicta hay que ir tan despacio (casi palabra a palabra) que la comprensión acaba siendo nula.

Si el niño tiene que copiar un texto,  y lo hace palabra por palabra,  a veces, incluso en este caso, tiene que recurrir de nuevo al texto para averiguar cómo  se termina de escribir la misma palabra. Este vaivén, escribe – mira libro, le impide comprender lo que ha leído y cuando ha terminado de escribir la frase, ha perdido ya toda comprensión, sólo ha copiado palabras. Ha dedicado el tiempo, su atención y esfuerzo a transcribir en detrimento del pensamiento y la comprensión.

En los escritos libres aumenta la comprensión (primero tienen que pensar) pero son tan lentos escribiendo y les cuesta tanto trabajo que suelen “despachar” esta actividad lo antes posible con una o dos frases muy cortas con lo que gran parte de lo que se debería haber aprendido se ha quedado en el camino.

La escritura está absolutamente unida a la lectura (esto no quiere decir que se tenga que aprender totalmente ligada a ella). Yo pienso que la escritura requiere un dominio muy importante para que pase a ser algo “semi- mecánico”, algo que se haga bien pero sin dedicarle demasiado tiempo cuando estemos escribiendo, para lograr que el hecho de escribir no nos reste tiempo  de otras tareas como la comprensión.

La reeducación de los grafemas raras veces funciona porque es muy difícil que esa reeducación se mantenga en el tiempo, por eso y otras razones deben evitarse. Es necesario que los niños aprendan de manera correcta desde el principio.

“La automatización de las habilidades básicas permitirá dedicar más atención a los procesos generales más importantes”

YUSTE, C. (2002). Faro. Aprendizaje inteligente y creativo en la escuela. Guía del profesor. Madrid. Editorial EOS

Quizás te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.