Método al revés de lectoescritura


Motricidad fina (Motricidad dinámica manual. Maduración grafomotriz 4)

ejercicios motricidad fina

En este apartado partimos de que el niño ha trabajado y sigue trabajando el equilibrio, tanto estático como dinámico; y la coordinación, tanto de sus movimientos como de brazos y piernas (motricidad gruesa).

Ahora, vamos a pasar a la motricidad fina: movimientos menores en los que utilizamos partes más pequeñas del cuerpo: brazo, antebrazo, muñeca, hombro, mano…en definitiva, partes del cuerpo directamente implicadas, más tarde, en el proceso escritor.

¿Por qué considero que son necesarios estos ejercicios?

  • Porque el niño es movimiento y el juego forma una parte muy importante en su vida. Por estas razones, estos ejercicios están perfectamente adaptados a las características citadas.
  • Porque mediante estos ejercicios y otros muchos el niño desarrolla la coordinación motora y el tono muscular de brazos, manos, muñeca, dedos… necesario para escribir.
  • Porque es imprescindible dedicar tiempo a los hábitos posturales. Un ejemplo: es necesario que el niño se siente correctamente porque pasa mucho tiempo en el colegio en esta posición realizando sus tareas escolares. Si le trabajamos el sentido de la verticalidad acostado con la columna vertebral pegada al suelo y después pegada a la pared, es muy probable que, con las orientaciones necesarias, no tenga problema para sentarse correctamente en su silla.

 

A continuación, voy a poner un ejemplo basado en un caso real, a ver si soy capaz de explicar lo que quiero en pocas palabras.

continuar lectura

Maduración grafomotriz (3). Motricidad estática

dibujos niños 5 años Educación Infantil

Como en cualquier otro tipo de actividad, es necesario llevar a cabo una exploración previa de nuestros alumnos y un registro de cada uno para saber de dónde debemos partir y por dónde debemos empezar a programar lo que queremos hacer. También, como en todos los casos, las correcciones deben hacerse en el momento en que se produzca el error para que sean efectivas, pero no de forma “machacona”, ya que las correcciones constantes, a menudo, desmotivan a los niños (algunas veces ponía tanto ímpetu en que lo hiciesen bien que caía en este error).

Cuando es necesario hacer tantas correcciones es muy probable que haya que mirar hacia  atrás, buscar razones previas ancladas en estadios sin superar para dar respuesta a lo que le está ocurriendo a ese niño en ese momento. Otra posibilidad que pueda explicar por qué el niño no responde satisfactoriamente es el hecho de haber realizado de forma incorrecta la secuenciación de las actividades. (Si un niño no sabe sumar bien, es imposible que multiplique).

Contar con una información por escrito de la situación inicial de cada alumno es imprescindible, ya que es la única forma para  saber por dónde debemos empezar a trabajar y poder, posteriormente, evaluar si nuestro trabajo ha funcionado o, por el contrario, no ha sido así.

En el día a día, solía iniciar la clase con un poco de relajación. De esta manera, los niños se tranquilizaban un poco y aprovechábamos estos primeros momentos para dar las orientaciones y explicar la mecánica de los ejercicios que había previsto realizar. En definitiva, es una forma de ir familiarizando al niño con una actividad nueva, de evitar ponerlo en situación de fracaso o de inseguridad y de aprovechar el momento de la sesión en la que los niños son más receptivos.

continuar lectura

Maduración grafomotriz (2). Desarrollo psicomotor

Etapas del dibujo en niños de 4 años

Coordinación Dinámica General

Solía empezar a trabajar de forma bastante simple, los niños moviéndose por todo el espacio que se podía utilizar, primero andando lentamente y después les dejaba decidir la velocidad, moviendo las diferentes partes del cuerpo libremente. Como la lentitud terminaba pronto, poco a poco iban corriendo y moviéndose más rápido hasta que se cansaban. Al no dar prácticamente normas sobre lo que se estaba haciendo (creo que estas actividades deben utilizarse también para fomentar la creatividad del niño) se favorecía una atmósfera espontanea y libre, y la integración de los niños con menos habilidades sociales. De esta manera, aprovechaba ese momento para descansar e iniciar un “mini proceso” de relajación que más adelante me servía para trabajar la tensión-distensión.

continuar lectura

Etapas de maduración grafomotriz (1)

evolución del dibujo en niños de 3 años

DESARROLLO PSICOMOTOR

“El pensamiento nace de la acción para retomar a la acción”
H. Wallon

Ya he manifestado en más de una ocasión que los tres años de Educación Infantil y primero y segundo de Primaria deberían de trabajarse en un bloque y en aulas abiertas adaptadas a las necesidades reales de los niños. Una de las muchas razones para hacer esta afirmación consiste en que en la etapa de E. Infantil no se acaba ningún aprendizaje, sino que todos ellos deben afianzarse o continuarse en E. Primaria, considero.

continuar lectura