Lateralidad. Niños zurdos y niños diestros (2)

posición del papel para escribir

Definiendo la lateralidad. En ocasiones, tendemos a definir como zurdo a un alumno simplemente basándonos en la mano que utilice para escribir y esto, evidentemente, no es así. La lateralidad de un niño no se puede definir únicamente por su predominio manual, sino que es necesario conocer la lateralidad de ojo, oído, pie…y, a veces, es necesario utilizar pruebas más específicas.

Recuerdo que cuando leí el libro que abajo menciono, me quedé muy sorprendida con una referencia que hace el autor a la lateralidad en la boca: afirma que observó una lateralidad en la lengua al pronunciar algunos fonemas, concretamente la / r/.  Comprobé en muchas ocasiones, haciendo ejercicios de corrección en la pronunciación de la [r], cómo algunos niños “torcían” la lengua según el lado dominante, hacia la derecha o hacia la izquierda.

JIMÉNEZ, JAIME M.: La prevención de dificultades en el aprendizaje de la lecto-escritura. CEPE. Madrid, 1989.

La Doctora Outón, en la obra citada anteriormente, explica de forma clara y concisa lo siguiente:

“…lateralidad homogénea, definida o armónica cuando la mano, pie, ojo y oído preferentes se encuentran en el mismo lado del cuerpo. En este sentido son diestros aquellos sujetos que tienen un predominio claro del lado derecho en la utilización de las extremidades vista y oído. Y son zurdos cuando el predominio es del lado izquierdo (Serratrice & Habib, 1993 / 1997; Zazzo &Galifret- Granjon, 1984).”

“Existe lateralidad cruzada o disarmónica cuando las extremidades y órganos sensoriales (vista, oído) predominantes no están en el mismo lado del cuerpo.”

“La predominancia manual es mixta, incompleta o indefinida cuando la preferencia o superioridad no es constante. Un caso de lateralidad mixta o incompleta es, por ejemplo, el escolar que escribe con la mano derecha y enrosca una tapadera con la mano izquierda.”

“Cuando existe una igualdad completa o casi completa en la utilización de las manos, al sujeto se le denomina ambidextro, ambidiestro o equímano. Por lo tanto, la ambidextría se define como la capacidad para emplear las dos manos con igual habilidad (Harris,1958 / 1998;Perelló, 1955; Zazzo & Galifret-Granjon,1984).”

 

posición del papel para escribir zurdos y diestros

 

“La lateralidad invertida o contrariada significa que el escolar prefería anteriormente la otra mano. Habitualmente, se aplica este término en el caso de los sujetos con empleo preferencial de la mano derecha y que anteriormente eran zurdos -zurdería contrariada –(Harris,1958 / 1998; Perelló, 1995; Zazzo & galifret-Grnajon,1984).”

Según manifiesta Jaime M. Jiménez, “En algunos estudios se estima que la población zurda corresponde al 5% de la población infantil y en otros esta población se eleva hasta el 25%. Se ha de aducir que es difícil precisar el límite de la dominancia, si bien la mayoría de las pruebas ofrecen unos índice de predominio que oscilan entre el zurdo que realiza todas las pruebas con la mano izquierda hasta el diestro, pasando por una amplia gama de ambidextros”.

El mismo autor hace en su libro la siguiente referencia “A. Jadoulle encontró que el 6% de los varones y el 3´5% de las niñas eran zurdos; el 11´5% ambidextros, y el 83% restante -hábiles con la derecha-” (afirma que estas cifras no son exactas, al considerar los niños zurdos reeducados como ambidextros, diestros…)

Jaime M. Jiménez afirma que existe una evolución en el proceso de lateralización. Lo corrobora con los resultados de la aplicación de la Escala MacCartthy:

“A los tres años, el 70%de los niños presentan ya una dominancia establecida por la derecha o la izquierda. Esta preferencia se mantenía prácticamente inalterable hasta un 75% de los niños a los 7 ½ años. A los 8 ½, el predominio lateral era del 85%…”

alumno de infantil zurdo
Alumno de Educación Infantil trabajando en el aula de Audición y Lenguaje la LÍNEA DE ESCRITURA y la POSICIÓN DE LA MANO.
alumnos de primaria zurdos
Alumnos de 5º de E. Primaria escribiendo con la mano por encima de la línea de escritura.

 

Dominancia lateral. Determinar la lateralidad de un niño. Primera aproximación. Pautas básicas.

Pautas para determinar la dominancia de la mano.

  1. Rayar un papel, dibujar, escribir, recortar, pellizcar, doblar…
  2. Dar golpes encima de la mesa sólo con una mano, limpiarla con papel o bayeta…
  3. Botar, lanzar, encestar una pelota, deslizarla por el suelo utilizando sólo una mano…
  4. Empujar una mesa, silla, puerta…
  5. Observar qué mano se utiliza para coger algo que se le ofrece, molinillo de soplo, matasuegras…

 

Dominancia del ojo.

  1. Hacer un agujero en un folio, ponerlo encima de la mesa para que el niño lo coja (aquí también podemos observar la mano dominante) y mire a través de él.
  2. Mirar a través de un tubo (se puede utilizar un tubo hecho con un folio) y posteriormente volver a utilizarlo para averiguar la dominancia del oído.
  3. Con la puerta de la clase cerrada, mirar a través del agujero de la cerradura para decirnos qué pasa en el pasillo.
  4. Mirar si hay algo debajo de un armario, biblioteca, mueble…
  5. Mirar si ve algo en una caja cerrada con un agujero en la parte superior.

Dominancia del pie.

  1. Dar patadas a una pelota, papel, bola…
  2. Empujar con un pie una mesa, silla, saco de arena…
  3. Saltar a la pata coja.
  4. Con los pies colocados detrás de una tira de papel o línea, se le pide que salte por encima sólo con un pie.
  5. Subir y bajar escaleras. Observar qué pie utiliza primero.

Dominancia del oído.

  • Escuchar un reloj, caracola, caja de música…
  • Hablar por teléfono.
  • Poner la música, sonidos… muy bajo para que tenga que acercarse a la fuente de sonido.
  • Colocarse detrás de la puerta de la clase, en el pasillo, y decir a quién escucha hablar.
  • Hablar muy bajo para que tenga que acercarse e intentar escuchar lo que se dice.

“BAREMO (Basado en AUZIAS)

  • LATERALIDAD NO DEFINIDA: menos del 75% del total de los items realizados con el lado dominante (derecha o izquierda).
  • LATERALIDAD DEFINIDA: 75% o más de los items realizados con la derecha o con la izquierda.
  • LATERALIDAD CLARAMENTE DEFINIDA: 100% del total de los ítems realizados con el lado dominante.”

TRATAMIENTO EDUCATIVO: Factores Madurativos y Dificultades en Aprendizajes Básicos. E.P.O.E.-Cádiz. Junta de Andalucía – Consejería de Educación. Delegación Provincial de Cádiz.

Esta información es orientativa y nunca podemos olvidar que las pruebas diagnósticas deben hacerlas personas debidamente cualificadas.

 

Alumno zurdo con la prensión del bolígrafo y de la pintura correcta, con la posición del papel bien orientado y con la mano bien colocada (debajo de la LÍNEA DE ESCRITURA).

“La lateralización cerebral progresa sobre todo mediante actividades motoras globales que requieren el concurso de los dos hemisferios. Las principales son arrastrarse y gatear con patrón cruzado, que sólo es posible por una magnífica coordinación de los hemisferios. Cuanto mayor sea la distancia que recorran los niños de ese modo, tanto mayor será la oportunidad de los hemisferios para descubrir cuál de ellos está destinado a asumir la responsabilidad de dirigir el procesamiento de los estímulos.”
ESTALAYO, VICTOR.; VEGA, ROSARIO.: Leer bien, al alcance de todos. El método Doman adaptado a la escuela. Editorial Biblioteca Nueva, S.L., Madrid.2003.

Yo creo que, teniendo en cuenta la importancia que tiene el desarrollo motor en los niños, deberíamos dedicar a este tipo de actividades una mayor atención, empezando o continuándolas desde el primer momento que llegan al centro, yo tardé bastante tiempo en abordar estas cuestiones: la adquisición del esquema corporal lateralizado, en la convergencia visual…

Pensamientos y sentimientos.

Siento que los resultados del Informe Pisa no hayan sido más satisfactorios en Andalucía.

He trabajado en Tarifa 18 años y tengo que decir que fue precisamente aquí en donde me paré, mejor dicho me pararon, a reflexionar sobre lo que estaba haciendo en mi aula, qué sentido tenía, por qué y para qué debía cambiar diversos aspectos en mi forma de trabajar. Recuerdo perfectamente cuando Don Luís Martínez (miembro del E.P.O.E. de la Delegación de Educación de Cádiz) me dijo que “no era necesario que trabajase tanto”, algo que entendí tiempo después: a veces, es mejor no hacer nada que hacerlo mal.

Tuve la gran suerte de que en ese momento el Inspector Jefe en Cádiz era el Sr. Fernández Pozar. Él y un grupo de profesionales del Equipo Específico (E.P.O.E.-Cádiz) hicieron un trabajo magnífico y nos dieron la gran oportunidad de abrir los ojos y hacernos ver otra realidad educativa. A Don Luís Martínez pocas veces le he dicho todo lo que me ayudó y lo mucho que me sirvieron sus enseñanzas en el colegio y en la vida.

Recuerdo con nostalgia el primer curso que nos dio en el Colegio Guzmán el Bueno de Tarifa y recuerdo también mi falta de interés en el mismo antes de empezarlo.

Y yo me pregunto, ¿por qué no aprovechan los conocimientos, la experiencia y la profesionalidad de personas tan válidas como las que me ayudaron a mí y que desde sus puestos, con su trabajo y esfuerzo, ayudaron a cambiar las cosas?

Quizás te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.