Orientaciones básicas sobre actividades para trabajar la lateralidad

actividades para trabajar la lateralidad

“Para el niño, el cuerpo es el elemento básico sobre el que realiza el conocimiento del mundo. A condición, como es lógico, de que vaya tomando gradualmente conciencia de su propio cuerpo y de la actividad que desarrolla en relación con lo que le rodea.

Esa toma de conciencia gradual es la que denominamos esquema corporal que es único y propio de cada persona”

FERNÁNDEZ IRIARTE, M.J.: Educación psicomotriz en preescolar y ciclo inicial. Proyecto 5/8. Narcea, S.A. de ediciones. Madrid. 5ª ed. 1990.

Desde mi punto de vista, el objetivo de la educación es pretender el desarrollo de las diferentes capacidades que tiene el niño para llegar a una integración armónica entre las mismas y así favorecer el desarrollo en su totalidad.

Por esta razón, hoy voy a escribir sobre la psicomotricidad. En mi opinión, el trabajo que se puede realizar a través de este campo en los centros, si se hace concienzudamente, puede ser de gran ayuda, porque muchos de estos ejercicios están muy ligados a la lateralidad y a través de ellos podemos ayudar a que los niños desarrollen y consigan lateralizarse adecuadamente. En cuanto a mi experiencia, estoy totalmente segura de que muchas actividades de las que hacemos diariamente en el colegio, como las relacionadas con la escritura o con la lectura, serían más satisfactorias y exitosas si hubieran sido desarrolladas corporalmente con anterioridad, ya que estas experiencias facilitan mucho el aprendizaje posterior. En lo que se refiere a la escritura, se comprueba esto de forma notable. Hago esta afirmación porque he observado cómo los niños mejoran si se trabaja la psicomotricidad de forma sistemática. Desconozco los resultados que se conseguirían si este tipo de trabajo lo llevase a cabo cualquier persona que conociese este campo mejor que yo, pero es obvio que serían más satisfactorios que los míos.

Creo que en E. Infantil deberíamos hacer un esfuerzo mayor del que normalmente hacemos para trabajar esta área. A veces, cuando estaba en este nivel y ahora en Audición y Lenguaje, me encuentro a alumnos con diferentes problemas motrices en la escritura cuyo origen se encuentra, entre otros factores, en las carencias de su educación psicomotriz, por eso opino que sería necesario tratar esta carencia de forma global. No se puede olvidar que muchas veces no tenemos ni un espacio adecuado, ni superficies de diferentes texturas, ni otro tipo de material necesario del que normalmente los centros no disponen. Además, el número de alumnos en E. Infantil tiende a ser muy elevado para llevar  a cabo este tipo de actividades.

Mi postura se centra en  trabajar casi diariamente actividades psicomotoras, sobre todo  en lugares específicos y adaptados pero también dentro del aula, con una programación adecuada que respete las etapas madurativas de los niños, los conocimientos previos, que esté relacionada con las actividades que se están trabajando en clase y que sea flexible.

Si el movimiento es inherente a los niños, ¿por qué no aprovechar esta realidad infantil más de lo que solemos hacerlo para favorecer su desarrollo psicofísico? El niño necesita moverse y vivenciar el espacio que le rodea  para desarrollar su capacidad de orientación, el dominio del esquema corporal, la coordinación viso manual, etc.

La estructuración del esquema corporal se hace paulatinamente. Durante los tres primeros años el niño descubre su cuerpo y va delimitándolo del medio, percibe las partes pero no la unidad. A partir de los tres años y hasta los siete, el niño va construyendo una imagen de las partes pero también una imagen unitaria; será entre los ocho y los doce años cuando el niño alcance la representación del cuerpo en movimiento. 

Experiencia personal.

Voy a hacer referencia a un artículo que leí hace tiempo de la Doctora JoëlleGuitart de Anza, médico terapeuta en psicomotricidad-lateralidad titulada por la Facultad de Medicina de París, después de ver un diagnóstico de una de mis alumnas, en relación a los niños con problemas de lateralidad:

Artículo: ZURDOS Y LATERALIDAD

“La disfuncionalidad en la circulación de los influjos nerviosos produce un rendimiento inferior a su verdadero potencial (por eso en esta situación, no hago caso alguno de los test de inteligencia), se manifiesta en lentitud, falta de concentración o comprensión, bloqueos, problemas para la lectura, calculo, abstracción, elaboración mental, etc.”

Revista VIVE-número 5-Año 1

 

En el libro de Marta Schinca del equipo técnico de C.I.O.S. se pueden encontrar diferentes ejercicios enumerados, bien secuenciados y útiles para ayudar a programar sesiones de psicomotricidad.  Fue de los primeros libros que utilicé hace tiempo cuando empecé a preocuparme por este tema  y cuando no había muchas publicaciones al respecto. En este libro empecé a ser consciente de la lateralidad, de la necesidad de desarrollar el sentido espacial (tarea que es  lenta y laboriosa, que no surge de forma espontánea), pero sobre todo me hizo pensar en las consecuencias negativas que ocasionaban en la lectura y en la escritura las dificultades motrices.

“El comportamiento del niño es perturbado muchas veces por problemas de orden motriz, como, por ejemplo, la incoordinación, la falta de precisión en los gestos producida por fallos en la emisión de las órdenes motoras; la incapacidad para independizar, durante el movimiento, un brazo del otro o de una mano con la otra (sincinesias); incapacidad para disociar miembros superiores de inferiores; la lateralización mal establecida; la imposibilidad de la inhibición voluntaria, la torpeza de movimientos.

Al ir tomando conciencia de su cuerpo con ejercicios especialmente dirigidos a ese fin, el niño adquiere poco a poco el sentido de la lateralidad cuya carencia o descontrol produce también problemas en la estructuración espacial.”

SCHINCHA, MARTA.: Psicomotricidad, ritmo y expresión corporal. Editorial Escuela Española. S.A. Madrid,1980.

Por otra parte, J. Ferré, V. Casaprima y otros afirman que:

“En el diseño curricular de todos los centros de educación preescolar habría que introducir la serie de actividades psicomotrices preventivas…”

En sus dos libros además de orientarnos concienzudamente sobre la lateralidad, nos muestran una serie de interesantes actividades y ejercicios que me parecen muy útiles.

FERRÉ, J., CASAPRIMA, V., CATALÁN,  J., MOMBIELA,J.V. El desarrollo de la lateralidad infantil. Niño diestro – Niño – zurdo. 3ª edi. 2006 Ediciones Lebón. Barcelona.

De los mismos autores: Técnicas de tratamiento de los trastornos de la lateralidad.1º edi.2008.

Como defiendo las aulas abiertas en E. Infantil y en Primero y Segundo de Primaria y que estos niveles deberían formar  un solo bloque, también quiero hacer referencia a la E. Física en Primaria y a uno de los últimos libros que me proporcionó el profesor de esta asignatura en el colegio:

  1. Conocimiento del cuerpo.
  • El alumno debe conocer las partes de su cuerpo mediante el movimiento, de forma divertida y partiendo de las partes alejadas del tronco: cabeza, brazos, piernas…hasta llegar a tomar conciencia de su cuerpo globalmente y a aprender a controlar sus movimientos tanto de forma estática como en movimiento.

Víctor Mazón Cobo, basa su trabajo en el Primer Ciclo de Primaria en el desarrollo de:

  • El conocimiento y control del cuerpo.

  • Respiración y relajación

  • Equilibrio.

  • Orientación.

  • Coordinación óculo manual y dinámica general…

 

“Entendemos como la Educación física busca, ante todo, desarrollar las capacidades motrices del alumno, pero no nos quedamos simplemente en el concepto puramente motricista; yendo más allá, gracias a la Educación Física, el alumno se desarrolla cognitivamente, afectivamente y socialmente.”

Víctor Mazón Cobo identifica como objetivos didácticos:

  • “Identificar y representar partes de su cuerpo: cabeza, tronco, miembros superiores e inferiores.
  • Tomar conciencia de los segmentos corporales: mano, antebrazo, brazo, pie, pierna…
  • Representar los segmentos corporales y sus partes.
  • Representar el propio cuerpo de forma global.
  • Identificar y percibir la movilidad articular.
  • Tener conocimiento y dominio del propio cuerpo (en movimiento y en reposo).
  • Ejercitar la movilidad articular de los miembros superiores e inferiores.

Víctor Mazón Cobo explica claramente el enfoque que se debería dar a los trabajos para que los alumnos alcancen lo que él llama “indicadores de logro”:

  • “Reconoce las diferentes partes de su cuerpo y del de los demás.
  • Toma consciencia de los movimientos de los miembros superiores y eje corporal.
  • Identifica las partes del cuerpo en un dibujo.
  • Identifica las diferentes articulaciones en su cuerpo.
  • Representa su cuerpo de forma global.
  • Mantiene y ejercita la movilidad articular.
  • Desarrolla la flexibilidad muscular.
  • Pasa conscientemente de sensaciones de movimiento a sensaciones de reposo.
  • Moviliza todas las articulaciones de forma consciente”.

MAZÓN COBO, V. y otros (2010): PROGRAMACIÓN DE LA EDUCACIÓN FÍSICA BASADA EN COMPETENCIAS. PRIMARIA. Editorial  INDE. Barcelona.

Quizás te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.