Por qué decidí escribir un método de lecto-escritura

método lecto escritura

El Método al Revés surge de la necesidad que sentí en múltiples ocasiones de enseñar a leer “de otra forma”.

Me preocupaba que los niños aprendiesen a leer pero también me preocupaba, y mucho, despertarles el gusto por la lectura, que tuviesen ganas de aprender, que les emocionasen los textos.

Siempre tuve presente que el objetivo de mi método de lectoescritura era que los niños aprendiesen a leer bien, considerando que lo prioritario eran los resultados que obtenía al aplicarlo, ya que las “filosofías gratuitas” y  “las ocurrencias” nunca me interesaron.


[piopialo vcboxed=”1″]El Método al Revés surge de la necesidad de enseñar a leer “de otra forma”[/piopialo]

 

En mis libros se trabaja sistemáticamente y de forma secuenciada la conciencia fonética, desde que el niño empieza a leer las vocales, para favorecer que los alumnos dominen y, poco a poco vayan automatizando, las reglas de correspondencia de los grafemas y los fonemas. Estas actividades facilitan notablemente el aprendizaje de la lectura.

Este método propone utilizar al máximo los sentidos y las diferentes formas para enseñar y aprender el mismo concepto. El objetivo es aprovechar nuestra relación con el medio para crear situaciones educativas en las que los niños puedan aprender en diferentes lugares y contextos.

Siempre fui consciente de lo importante que es el material que utilicemos. Un material bien adaptado, aplicado en su momento por una persona que valore lo importante que es la empatía y la maneje positivamente en el aula, consigue respuestas satisfactorias por  parte de los alumnos, crea una buena atmósfera, facilita el trabajo del profesor y mejora el rendimiento escolar.

Si el método y el trabajo son buenos, los resultados indiscutiblemente tienen que serlo también y si no es así es que existen fallos en el método, en el trabajo o en ambos, que es lo más probable.

 

Estructura del Método al Revés de lecto-escritura

El Método al Revés está formado por 5 libros de lectura con orientaciones para trabajarlos y seis cuadernos de fichas de escritura con las explicaciones oportunas.

Primer libro.- Se trabajan las vocales y grupos vocálicos apoyados por ilustraciones didácticas, divertidas y cercanas al niño. Para favorecer el aprendizaje de las vocales y grupos vocálicos utilizamos sistemáticamente las onomatopeyas.

El libro también va acompañado de textos muy cortos y motivadores para que el adulto los lea adaptándolos a las diferentes situaciones de aprendizaje.

Segundo libro.- Se trabajan las letras: r, s, n, l, p, sólo en las sílabas directas.

Tercer libro.- Se trabajan las sílabas inversas de las letras: r, s, n, l, p.

Se incluyen también las letras: d, j, m, j, t, f. Sílabas directas e inversas.

En mis libros están plasmadas las diferencias fundamentales de mi método con respecto a otros. No todo son novedades porque, evidentemente, aquí también está reflejado todo lo que aprendí de diferentes métodos de lectura que hicieron otras personas y que sin ellos, con toda seguridad, no hubiese podido hacer el mío. ¡Gracias!

Quizás te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.