LA TERLUSOLOGÍA: Una teoría sobre la respiración diferenciada

terlusologia

Hace aproximadamente un año asistí a una conferencia sobre la terlusología. No tenía ningún conocimiento previo sobre este tema y como me pareció interesante, pongo a disposición de la persona que quiera leerlo lo que aprendí.

Según nos explicaron, esta teoría ha sido descubierta por Erich Wilk (1915-2000) y posteriormente los doctores en medicina Charlote Hagena y Christian Hagena continuaron sus investigaciones.

Para ellos la terlusología es el conocimiento de los dos tipos diferentes de respiración y constitución corporal. Distinguen entre el tipo exhalador activo (solar) y el inhalador activo (lunar). Consideran que el Sol y la Luna ejercen una influencia enorme y opuesta sobre toda la vida en nuestro planeta y que estos dos astros determinan nuestro centro respiratorio en el momento de nuestro nacimiento.

continuar lectura

Trabajando la respiración en el aula

ejercicios respiración niños

ejercicios respiración niños

“La respiración, la succión, la audición y la capacidad fonadora de niños y niñas, dejan de ser meros hechos fisiológicos sin significado aparente, para mostrarse como manifestaciones significativas en un contexto comunicacional.

Hemos podido comprobar a lo largo de siete años de estudio y verificación, cómo un porcentaje elevadísimo de trastornos respiratorios, en niños de edad escolar, no son más que síntomas de una situación de ansiedad comunicativa creada unas veces por el propio niños y otras por su entorno.”

“Por otra parte, el número cada vez más elevado de niños y niñas que llegan a la escuela sin saber hablar adecuadamente, según juicio acertado de sus maestro y maestras, nos ponen sobre la pista de procesos dependizadores en los estadios anteriores del desarrollo, donde ni siquiera se ha podido obtener la autonomía articulatoria adecuada.”

RIUS ESTRADA, M.D.; Lenguaje oral. Proyecto de metodología científica para el desarrollo de la comunicación en la escuela. Ediciones Koiné, Carranque (Toledo), 1995.

Creo que deberíamos dedicar más tiempo (períodos cortos), en los centros educativos a la respiración, sobre todo en los primeros años que asisten al colegio.

“…antes de iniciar cualquier ejercicio respiratorio específico de un fonema, debemos enseñar al niño la forma genérica de respiración correcta. Para ello, es necesario ayudarle a tomar conciencia de su propia respiración; hacer que sienta como el aire entra por la nariz en los pulmones y sale a continuación por la boca.”
SEIVANE COBO, Mª P.: Cicerón. Programa para la adquisición y desarrollo de la capacidad articulatoria. CEPE. Madrid, 1998.
continuar lectura

Reflexiones sobre una conversación con un alumno

conversaciones con un alumno

Hace unos años empecé a dar clase a un niño que procedía de Sudamérica. Tenía en ese momento 7 años y ya había asistido al colegio en su país, pero todavía no era capaz de leer las vocales.

Pasamos dos o tres meses trabajando y los avances eran nulos o casi nulos. Un buen día, empezamos a vislumbrar la posibilidad de conseguir algunos resultados. Seguimos trabajando muy lentamente e incluso, en algunas ocasiones, tuve que secuenciar más minuciosamente mi método (ya muy secuenciado en todo el proceso) porque no era capaz de avanzar.

continuar lectura

Lenguaje oral y comprensión

lenguaje y comprensión

Tristemente me di cuenta tarde (cuando ya no estaba dando clase en Educación Infantil) de que debería haber trabajado más la comprensión utilizando la expresión oral. Creo que deberíamos prestarle más atención y dedicar más tiempo a esta actividad, ya que esta tarea es lo suficientemente importante como para integrarla dentro del método de trabajo como una rutina más.

A lo largo de la jornada escolar encontramos multitud de situaciones en las que se pueden hacer preguntas y trabajar la comprensión de forma muy contextualizada. También me parece acertado acostumbrar a los niños a que formulen sus propias preguntas. Los textos muy cortos de mi método favorecen este tipo de actividad y ayudan a que los niños a desarrollen su competencia, seguridad… y sobre todo la autosuficiencia de la que habló María Montessori.

No soy muy partidaria de trabajar la comprensión utilizando fichas específicas aisladas que, en muchos casos, están lejos de la inmediatez que nos ofrece el trabajo cotidiano. Empecé haciéndolo así porque no sabía hacerlo de otro modo y, desde mi punto de vista, no me funcionó “demasiado bien”.

A pesar de las dificultades que supone trabajar en clase el lenguaje oral, a mí me parece que se deben fomentar actividades de este tipo.

No podemos obviar que además, a veces, también se presentan otras dificultades para llevar a cabo esta tarea, sobre todo, cuando algún niño tiene algún tipo de alteración en el lenguaje: retrasos del lenguaje, dificultades articulatorias, tartamudeo o cualquier otro tipo de dificultad que le impida comunicarse de forma adecuada en ese contexto. Todos sabemos que una mala pronunciación se hace más evidente cuando un niño se expresa verbalmente en clase que cuando mantiene una conversación con un compañero o con la profesora. Por esta razón, es necesario evitar que este tipo de dificultades influyan negativamente en el alumno y que no coarte su expresión o repercuta negativamente en su integración.

continuar lectura

Fomento de la lectura

fomentar lectura

A veces llegan a los centros “recetas” para mejorar el nivel de lectura de nuestros alumnos.  Yo sólo creo  en el trabajo que, partiendo de la situación real del alumno, se le ofrece a éste de forma correcta, bien secuenciado, con continuidad y esfuerzo y no en “ocurrencias milagrosas”. Difícilmente se puede conseguir que un alumno tenga interés por la lectura de un libro si no se le han cubierto adecuadamente y de forma generosa otras etapas previas a esta actividad.

La lectura es un proceso largo y difícil para los niños, por eso hay que enseñarles a leer correctamente desde que empieza a leer las vocales y los grupos vocálicos. Debemos aunar esfuerzos por parte de maestros, padres, colegios y alumnos para conseguir que  todos los niños consigan el máximo nivel posible en lectura y en la escritura. Cuando se lleva a cabo una enseñanza correcta, el aprendizaje suele ser gratificante tanto para los alumnos como para el profesor.

continuar lectura