VIVENCIAS Y EMOCIONES

40 aniversario colegio guzman el bueno

Hoy voy a escribir sobre vivencias y emociones, sobre las de los demás y sobre las mías.
En junio del año 2010 se celebró el 40 aniversario del colegio Guzmán el Bueno de Tarifa donde pasé muchos años, posiblemente los mejores de mi vida profesional.

Llegué a Tarifa destinada al colegio Nuestra Señora de la Luz a ocupar mi primera plaza definitiva, siempre que hago mención a mi primer viaje a esta localidad me acuerdo de las dos personas que sin conocerme de nada, me abrieron las puertas de su casa: Antonio Ruíz (director del colegio) y su mujer y compañera Ana María Giráldez, seguimos siendo amigos y siempre les estaré agradecida por su generosidad. Más tarde me cambié al colegio Guzmán el Bueno.
Todo lo que conocía de Andalucía se correspondía con mi estancia de tres días en Cádiz. Tenía poca experiencia y escasez de conocimientos, pero también es verdad que intentaba formarme, aprender, hacer las cosas lo mejor posible y, con todo el entusiasmo y esfuerzo que ponía en mi trabajo, ayudar a mis alumnos y hacerlo lo mejor posible.

Siempre me tomé mi trabajo muy en serio. Los niños deben aprovechar el tiempo y la suerte de tener un colegio al que ir y nosotros tenemos la obligación de “ abrirles los ojos” a la vida de la mejor manera posible, utilizando todos los medios y conocimientos que estén a nuestra disposición.
Creo firmemente en la Estratagema 26 de Schopenhauer:

“ Una jugada brillante es la retorsio argumenti [dar la vuelta al argumento] cuando el argumento que el adversario quiere utilizar en su favor puede utilizarse en contra de él: “Es un niño, hay que tener paciencia con él”; retorsio: “precisamente porque es un niño hay que corregirle para que no se empecine en sus malas costumbres”.

Con esto queda ejemplificado perfectamente mi método de trabajo.
Para celebrar el 40 aniversario del colegio publicaron un libro en el que diversas personas cuentan sus experiencias relacionadas con este centro.

Cuando llegó el libro a mi casa, me emocioné al comenzar a leerlo.

¡Cuánto sentí no poder estar ese día en el colegio! Es verdad que, aprovechándome de mi amistad con el director Manolo Ruíz, le pedí que leyese en la comida un texto que había escrito para todos ellos.

José Medina, amigo y compañero, no te pregunté qué querías decir cuando afirmaste en el libro, “Esmeralda y su personalidad” por si acaso…

Manolo Liaño, presidente del APA y “nuestras diferencias” (por decirlo de una forma suave). “Mi hija estuvo en este colegio, nunca hizo esas letras tan grandes como hace mi hijo y sacó siempre notas muy buenas en Lenguaje”. Ante tal contundencia respondí “tu hijo está en mi clase y aquí decido yo cómo se escribe” (también por decirlo de una forma suave). Éstos son los berrinches y, a veces, la salsa de nuestra profesión.

Como mis alumnos empezaban a hacer las letras en el suelo en papel continuo con pinceles, ceras, etc., después en la pared y al final las hacían en la mesa en cuadrículas tamaño folio, a este padre no le gustaban mis letras aunque, a decir verdad, me parece que le gustaba yo menos que las letras. Después de un tiempo, reconoció que todo lo que le había dicho se había cumplido, vio los resultados y se acabaron nuestros problemas. Los resultados constituyen el mejor antídoto para que algunos padres recapaciten y se callen.

Muchas gracias a todos vosotros por todo lo que me habéis dado (incluidos los berrinches), por vuestro cariño y respeto y por haberos acordado de mí después de tanto tiempo y de la distancia.

Mis alumnos:

José Manuel Burgos Silva,

“Tengo un agradable recuerdo de mis antiguos maestros. Comenzando el curso de Infantil, una de las maestras de las que tengo el recuerdo más emotivo es de la Señorita Esmeralda, entre otras cosas porque me ayudó con un problema de pronunciación que tenía”.

(En esta época todavía no existía Audición y Lenguaje pero yo ya intentaba corregirles las dislalias para que llegaran a Primero sin problemas de pronunciación).

 

Teresa Cádiz Reina,

“Empecé en este colegio en el curso 95/ 96 en parvulitos de 5 años, ya que era el curso de menor nivel que, en ese momento, se impartía en el colegio. La maestra que nos tocó fue la Señorita Esmeralda. Ella, aparte de enseñarnos lo básico para poder seguir aprendiendo, nos hacía pruebas para conseguir un premio, que normalmente era una bolsa de chucherías para repartirla con toda la clase. En ocasiones, estas pruebas nos llevaban a entrar en otras clases y en las distintas instalaciones del colegio para buscar las pistas y conseguir el premio. También, cuando teníamos nuestros ratitos de juegos, nos hacía conseguir ciertos retos; a mí, por ejemplo, me tocó ser el modelo de altura que mis compañeros tenían que alcanzar con piezas de formas geométricas, y así ocurría con otros muchos juego”

 

Rocía Hernández Campos,

“Comencé en preescolar de 5 años con la Señorita Esmeralda, la cual era muy divertida. Recuerdo que nos hacía pasar buenos ratos cuando nos tocaba buscar nuestra bolsita de golosinas siempre que hacíamos bien la tarea, claro”

 

Muchas, muchas gracias a los tres.

Esto es de lo que se acuerdan los niños que han pasado por nuestras manos. Yo pienso que en este caso han sido muy generosos conmigo porque, ¡tengo tan poca gracia! De lo que no cabe duda es que estos niños vivieron conmigo su primera experiencia escolar, pero yo también he vivido con ellos, por primera vez, otras muchas que han sido fundamentales en mi carrera y en mi vida.

 

“Las emociones encienden y mantienen la curiosidad y la atención y con ello el interés por el descubrimiento de todo lo que es nuevo, desde un alimento o un enemigo a cualquier aprendiz en el aula. Las emociones, en definitiva, son la base más importante sobre la que se sustentan todos los procesos de aprendizaje y memoria”.

MORA, FRANCISCO,: Neuroeducación. Alianza Editorial. Madrid. 2015placa recuerdo Colegio Guzmán el Bueno

Quizás te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.