Rowan

https://www.youtube.com/watch?v=BJ7o0RGImkY

Me enseñaron este vídeo y me emocionó tanto cuando lo vi por primera vez que he decidido compartirlo para que puedan verlo todas las personas que no hayan podido.
La relación que los niños establecen con los animales siempre me pareció muy interesante. Todos somos conscientes de cómo diversos animales (delfines, caballos, perros…) han servido de ayuda a niños con dificultades por la facilidad que tienen para interactuar con ellos.
Precisamente en el segundo libro de mi método de lecto-escritura, (que acaba de publicarse), hay una ilustración de un caballo que utilizo como icono en todo el método para aclarar que la historia que aparece en el texto es verdad. El ilustrador lo dibujó con una pata levantada porque me dijo que los caballos solían dormir de esta manera. Yo, que he tenido yeguas en mi casa durante mucho tiempo, que me encantan los caballos y que he aprendido a montar desde muy pequeña, de eso no me había enterado.


Cuando estaba intentando buscar un nombre apropiado para ponerle al caballo de la ilustración, encontré justo el que estaba buscando: ROWAN. A mi ilustrador Anxo Vizcaíno, le conté la historia, le gustó y el caballo se quedó “bautizado”.
Yo, sobre todo desde que trabajo en Audición y Lenguaje, siempre sentí una profunda admiración por todos los padres que tienen niños con dificultades. La entrega de todas estas madres, esa lucha, esa dedicación diaria a sus hijos sin descanso, muchas veces me dejaba sin palabras y me hacía reflexionar sobre mi papel como madre (en no pocas ocasiones no salía muy bien parada de esta reflexión).
Muchas veces les he dicho cuánto las admiraba, ellas sabían y saben que se lo decía desde lo más profundo de mi corazón. Siento por todas ellas una inmensa admiración, ¡qué lecciones de humanidad me han dado! Gracias.

 

¡Cuánto me habéis enseñado todas!

ROWAN es el nombre de un niño autista.

En el libro El niño de los caballos, unos padres cuentan su peregrinaje por el mundo para intentar ayudar a su hijo en su desenvolvimiento diario. En un momento de este viaje deciden ir a Mongolia y allí ROWAN, relacionándose con los caballos, consigue mejorar su trastorno.
Este es un caso más de la entrega sin límites de unos padres hacia su hijo. Ellos lo escribieron, pero hay otros muchos padres que han hecho y hacen lo mismo.

 

ISAACSON, RUPERT. El niño de los caballos. Editorial: Books4pocket. Madrid. 2009.

Quizás te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.